5 cosas que extraño de Lima a los 5 años de haberla abandonado

Hace 5 años que migré de Lima a Madrid. En principio vine por sólo un año, pero aprendí que el hogar no lo determina tu lugar de nacimiento sino el lugar donde te sientes en casa. Y me quedé. Dicen que migrar es una adaptación por sobrevivir, pero hay días en los que pienso en Lima y en todo lo que extraño de ella, y pienso que si volviera quizás sobrevivir pudiera.

1. El mar. Lo que daría por abrir mi ventana y que huela a pescado. Por un pelo húmedo e inmanejable. Caminar malecón abajo una noche con neblina, vislumbrar el faro, agarrarme fuerte a mi chompa y decir chaquefrío. Escuchar el susurro del mar. Saber que en el horizonte no está el final: estar al borde de la tierra y tener delante kilómetros y kilómetros de nada. La paz que transmite eso no la tienen ni los árboles de Casa de Campo ni el remedo de río del Manzanares. Lo que daría yo.

2. Mi bar. Madrid es la ciudad con más bares per cápita del mundo pero yo sigo extrañando mi bar. Lo conocí cuando pasó de ser el Sargento Pimienta a La Parada, y seguí yendo cuando cambió de nombre a Delfus. Una fachada azul en la Calle San Martín con una barra perfecta para largas conversaciones en el primer piso, y un escenario con instrumentos ideal para incesantes chapes en el segundo. Quizá me guste tanto este bar porque es uno de los lugares en los que cambié. Y de esos lugares uno nunca se olvida.

3. El olor a jazmín de Miraflores. Pasada la medianoche en verano. El tráfico, el ruido, la gente. Todo se soluciona con una inyección nasal de jazmín mientras subes por Angamos luego de un café en el Gianfranco. No hay palabras.

4. Los códigos compartidos. Tú tú tú, la chica de azul, tu llavero parece el de Fantástico y Grántico Pálmani Zum. Qué lindo tu pelo, ¿te lo acabas de lavar? Es que no me tienen paciencia. Eres un monstruo de la computación y pásame la Manty para arrimarme mi Chifast. El vínculo cómplice que generan los códigos de la niñez es algo que sólo puedes tener con la gente que creció a tu lado. Y con nadie más.

5. A los de toda la vida. Amigos haces, sí. En todas partes. Pero no como los que te vieron crecer. Los que no se rieron (tanto) de ti cuando planchabas en todos los quinces y ni fregando podías comerte un Butterfield con tus fierros adolescentes. Los que caminaron de tu brazo Larco arriba y te solucionaron tu primera ruptura llevándote a los nuevos multicines Pacífico y amaneciéndose contigo y un jonca de Pilsen en la Calle de las Pizzas. Los que, tras un silencio de diez meses, no te preguntan como estás porque ya lo saben. Porque están contigo siempre.

Son cosas por las que regresaría a vivir a Lima en un segundo. El problema es que, si lo hago, extrañaría muchas otras de Madrid. Los picnics en el Retiro cuando ya hace bueno. Los atardeceres absurdos desde la azotea del Círculo de Bellas Artes. La última en Malasaña. Pero eso es lo que tiene migrar. Dejas pedazos tuyos por donde quiera que pases, y siempre te preguntarás cómo hubiera sido tu vida si nunca te hubieras ido de ahí.

Más historias en www.sonmishistorias.com

Por:  Mariella Villanueva

Bar DelfusDelfus. Bar para viejos rockeros.

Artículos relacionados:

>> 5 tips para parecer un verdadero limeño en Lima

>> 101 cosas que hacer en Lima antes de morir

Anuncios

25 comentarios en “5 cosas que extraño de Lima a los 5 años de haberla abandonado

  1. bEKA dijo:

    Sólo 5? Yo no podría ni con 100…..Hace 3 agnos vivo en París, y sólo pienso en volver a mi Miraflores hermosa….Que duro es estar lejos de Lima la hermosa !

  2. “te siento” (mala traducción de “I feel you”). Yo no extraño de Lima nada pero todo, hay días en que hasta siento un ligero mareo de realidad cuando me doy cuenta que ya no vivo en Lima y aun soy feliz.

  3. Daniel Ponce dijo:

    Yo extraño a Lima como un niño a su madre…porque al fin y al cabo, somos hijos de las ciudades que nos vieron crecer y llevamos el ADN de donde vinimos, siempre añoraremos eso que es parte de nosotros.

  4. Buenaaaazo!!! cinco años en Buenos Aires… y nunca el Río de la Plata será el Mar de Grau (creo que es la primera vez que lo llamo así)… igual yo soy más de inyecciones violentas de recuerdos no auto-evocados… ese aroma a Jazmín me mato… Yara con el lagrimón!

  5. Walter tutíomásjoven Coronado dijo:

    Tienes mucha razón en eso de que dejas pedazos tuyos por donde quiera que pases…. “no soy de aquí ni soy de allá”…. entiendo perfectamente la sensación… un besote.

  6. Rodo dijo:

    Yo voy a regresar al Perú después de 8 años, sólo me quedo un mes, pero tratare de gozarlo al máximo con toda la gente q me quiere y extraña ….saludos

  7. Cristian dijo:

    Ya llevo 10 años fuera de Lima, pero regreso cada vez que puedo. Aún considero que estoy de viaje….un largo viaje. Me siento en casa cada que veo niebla por las mañanas y cielo gris… El mar y los códigos compartidos dieron en el blanco.

    Orgulloso llevo una banderita roja y blanca en la solapa todos los dias… para no olvidar de donde vengo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s